Calibración para las básculas

Calibración para las básculas

La calibración es el proceso de encontrar una relación entre dos cantidades desconocidas.

Cuando una de las cantidades es conocida por medio de un dispositivo de medición, se toma otra medida con un segundo dispositivo en condiciones similares.

Las cantidades medibles pueden ser diferentes en dos dispositivos, que de otro modo son equivalentes.

El dispositivo con la corrección asignada se denomina estándar. El segundo dispositivo se conoce como la unidad bajo prueba.

La calibración garantiza que el dispositivo de medición sea consistente, preciso y fiable, ya que una medida utilizada en la toma de decisiones requiere un alto nivel de precisión.

Un dispositivo bien calibrado tiene un margen de error conocido y siempre tomado en consideración.

Para que la calibración sea exitosa, un dispositivo debe ser capaz de “mantener una calibración” durante todo el proceso, lo que significa que debe ser capaz de tomar medidas que están dentro de las tolerancias de ingeniería cuando se utiliza bajo las condiciones especificadas durante un período de tiempo razonable.

Esto nos lleva a la pregunta sobre ¿cuándo se debe hacer calibración? La calibración se realiza bajo las siguientes circunstancias:

  • Cuando las básculas o instrumentos son nuevos
  • Cuando un instrumento sufre una reparación o alguna modificación
  • Siempre que haya transcurrido un período de tiempo o de uso especificado
  • En algunos casos, antes o después de una medición crucial
  • Después de eventos tales como vibraciones, golpes o daños físicos que pueden afectar las marcas iniciales
  • Cuando las observaciones son dudosas
  • Cuando los clientes o fabricantes de instrumentos especifican un requisito

Existen varios beneficios para calibrar los dispositivos de medición.

La calibración asegura mediciones confiables para que las mediciones realizadas en una instalación sean compatibles con las realizadas en otra.

También asegura el mantenimiento adecuado del equipo. Todos los dispositivos envejecen con el tiempo y pueden sufrir desgaste mecánico.

El equipo de envejecimiento puede ser reemplazado o reparado para asegurar la precisión en todas las operaciones.

En última instancia, la calibración se traduce en un ahorro de costes, ya que permite una toma de decisiones informada que puede reducir el desperdicio y retrabajo.

Ante cualquier panorama, es importante contar con el personal calificado para llevar a cabo una buena calibración o en su defecto, acudir a lugares donde ofrezcan este tipo de servicios.

Recordemos que las básculas son herramientas de trabajo que nos permiten llevar con precisión los diversos procesos, por ello hay que darles el justo trato para un ganar-ganar.

josue-vfr
josue-vfr

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *