La tendencia de recurrir al factoraje financiero se está incrementando en el mundo empresarial mexicano.

Si bien éste es un instrumento muy utilizado en otras partes del mundo, siendo por ejemplo en Estados Unidos un gran vehículo de apoyo para las empresas, en México aún está permeando poco a poco.

Actualmente existen empresas de factoraje financiero en México serias, como resulta ser Unifin, quienes ofrecen una amplia cartera de opciones para sus clientes, que van desde el arrendamiento puro de bienes, el factoraje financiero, créditos automotrices o todo lo que tenga que ver con la asesoría, inspección y diseño de programas de seguros.

Ahora bien, el recurrir a una empresa de factoraje y utilizar alguno de sus servicios, ¿es realmente caro? Esta puede ser la primera pregunta que un empresario se pudiese plantear.

Analicemos un poco este hecho.

En primer lugar, el costo del factoraje es competitivo entre otras opciones de financiamiento.

Las tasas de factoring no pueden ser fácilmente comparadas con las tasas de interés de los préstamos, porque las tasas de factoraje son tasas de transacción.

Cuando un factor compra las facturas de un negocio con un descuento, el descuento es similar a los honorarios que cobran los bancos cuando adelantan efectivo a los comerciantes en sus ventas de tarjetas de crédito.

Tal vez la pregunta que se debe hacer al pensar en este recurso es sobre si el factoring te ayudará a generar más ingresos que analizar el tema de lo que cuesta hacer uso de él.

Por ejemplo, si tu negocio no puede calificar para un financiamiento bancario, o si la solicitud de un aumento de línea de crédito ha sido denegada, el costo de factoring vs. financiamiento bancario se vuelve irrelevante.

De hecho, el coste del factoring, por sí mismo, llega a ser irrelevante, si lo que obtendrás es la oportunidad de generar más dinero, y al final del camino se pagará a sí mismo.

En otras palabras, si en lugar de rechazar alternativas de crecimiento debido a la falta de capital de trabajo, tu negocio puede utilizar el dinero proporcionado por factoring para entregar más y mayores pedidos, ¿estarías dispuesto a invertir en este recurso?

Ante lo anterior, se puede encontrar que tiene mucho sentido pagar la tarifa de factoring, ¿no lo crees así?

Por ejemplo, ¿sería atractivo para ti el invertir el 3% de tu línea de fondo para generar un aumento del 40% en las ventas?

Mientras el margen de beneficio neto de tu empresa sea mayor que la tasa de descuento del factor, el negocio adicional que puede generar al factorizar tus cuentas por cobrar te estará proporcionando beneficios adicionales.

¿Esto no te suena atractivo?

Pues bien, ya que te he dejado un par de ejemplos claros sobre costo/beneficio al recurrir a una propuesta de factoraje financiero, solo resta que te acerques a este tipo de empresas, por ejemplo Unifin, para que hables directamente con los expertos, les plantees tu situación y objetivos empresariales y veas qué tienen para ti y tu negocio.

Seguramente te encontrarás con una alternativa viable e interesante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *