Todo este mes hemos estado en búsqueda de buenas oficinas en renta para reubicar nuestro negocio y poder lograr nuestras metas de una manera más rápida y eficaz, debido a que mucho tiene que ver el lugar donde uno trabaja, con el desempeño que se puede conseguir.

En verdad nos hemos dado a la tarea de conseguir buenas oficinas y hemos visto muchos tipos de establecimientos, pocos de los cuales realmente nos serían útiles para impulsar un crecimiento óptimo, para alcanzar los objetivos que por primera vez no hemos alcanzado, también debido a que este año nuestros objetivos fueron mucho más ambiciosos que ningún otro.

Debo decir que nunca se nos ocurrió el hecho de que parte importante de este crecimiento que buscamos se encuentra en la oficina y en las condiciones de trabajo, en gran parte debido a que siempre pensamos que nuestras oficinas eran bastante dignas y hasta demasiado cómodas para trabajar.

Nuestras antiguas oficinas, o mejor dicho, en las oficinas donde aún nos encontramos, ocupan tres pisos de un edificio que rentamos, cada piso contando con todo lo que necesita una oficina, como sala de juntas, oficinas ejecutivas, cubículos muy decentes para todos los que aún no llegan al grado de tener oficina propia, baños muy decentes e incluso una cocina espaciosa, que cuenta con refrigerador tamaño estándar, tostador, microondas y garrafón de agua potable.

Inclusive, fue el hecho de que estas oficinas contaran con estas comodidades lo que en un principio dictaminó nuestra decisión de rentar precisamente aquellas oficinas y otras en el mismo edificio o en algún otro lado, donde probablemente los asuntos de vialidad no estuvieran tan comprometidos.

Sin embargo, hace exactamente dos años nuestros procesos operativos comenzaron a entorpecerse un poco y superamos las metas que nos impusimos por un margen muy cerrado, algo que debió haber sido un indicador de la baja porcentual del año que vendría, o sea éste, cuando no alcanzamos las metas que nos impusimos, aunque quedamos ligeramente arriba del año pasado en números reales.

Por esta razón, decidimos contratar a un gurú de ventas, para que viniera a instruirnos y a encontrar el problema del por qué habían bajado nuestros números, debido a que al final del día los números de una empresa se dictaminan por sus niveles de ventas.

Este señor gurú de ventas tiene un record impresionante y ha levantado a empresas de la ruina y ha hecho a empresas en crecimiento en negocios multimillonarios utilizando un método personal implementado por él mismo que le ha dado muy buenos resultados.

Lo primero que nos dijo era que las oficinas que teníamos no eran adecuadas, debido a que tenían una luz de foco blanco al estilo quirófano y que no habían ventanas de oxigenación, lo que reducía la productividad de todos en al menos un 15%, algo que hace mucho sentido, ya que nos hemos estado sintiendo todos muy cansados.

Veamos como crecemos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *