Manualidades con calabazas para Halloween

Estamos a unos cuantos días para que llegue Halloween o lo que en México conocemos como el Día de Muertos.

Durante estas fechas, una de las cosas que hacemos en casa es la de decorar unas enormes calabazas.

Esto lo hacemos ya sea a través del calado de la misma calabaza solo que ahora estaremos haciendo una variante: haremos una serie de manualidades para convertir nuestras calabazas en piratas, gatos, calaveras y una araña.

Mira como lo haremos:

  1. Comenzaremos con sacar los moldes para cada calabaza

Todo comienza con hacer unos huesos y para formar lo que será la calavera haremos un par de ojos triangulares (¿por qué no?) unas pequeñas fosas nasales ovales y una dentadura en forma de cierre.

En nuestro caso todo lo haremos con foami blanco como fondo y negro para resaltar, con esto vestiremos a las calabazas que serán las calaveras.

Para los piratas haremos un par de sombreros piratas con foami negro y una alusiva calavera con huesos atravesados con foami blanco.

Me encantó el trazó que hizo mi hijo para formarle un parche y una boca chimuela a esta calabaza pirata.

En cuanto a la araña aquí puedes apoyarte con el foami para hacer las patas o con pipetas negras y brillantes, la idea es hacer caras chuscas que hagan resaltar a la calabaza.

En cuanto al gato… esta fue la tarea del más pequeño y fue muy hábil trazando las orejas, ojos y nariz triangulares y unos enormes bigotes… lo interesante es que no le puso boca y aun así la idea se ve genial.

En sí, solo usaremos foami negro y blanco que resaltan muy bien con el color naranja de las calabazas. Si así lo prefieres, en lugar de usar foami puedes reemplazarlo por fieltro.

  1. Una vez hechos los moldes procederemos a recortar las formas, teniendo el cuidado de dejar las piezas juntas a cada calabaza para que no se pierdan.

Un tip importante es que antes de hacer tanto los moldes como su recorte primero consigas las calabazas y determines que calabaza representará qué personajes, así sabrán el tamaño adecuado de los moldes.

  1. Ahora comenzaremos con el armado de las piezas

Esto lo pueden hacer de dos formas, lo que dependerá de las habilidades y edades de tus pequeños así como lo que desees que aprendan hacer.

En sí las piezas se pueden pegar con silicón ya sea frío o caliente, o bien pueden coser las piezas.

Esto último pudiera ser la mejor oportunidad para darle un realce a las piezas una vez unidas con esas puntadas asimétricas y largas ideales para una gran representación fantasmal.

Si prefieren pegarlas, entonces pueden aparentar las puntadas con gis blanco o un plumón plateado si el fondo es negro o tinta negra según el color del material que se encuentre arriba.

Por ejemplo todo lo hicimos con fondo blanco excepto las orejas.

Las piezas que necesitarás configurar  son:

  • Pirata – Sombrero y parches principalmente
  • Gato – Orejas, bigotes
  • Huesos del cráneo
  • Araña – patas
  1. Después de ensamblar el resto de las piezas que se colocan una encima de la otra, podrás darles los últimos retoques con plumones negros, plateados o gis blanco según sea el caso.
  2. Todo lo que queda por hacer es pegar el respaldo de las piezas directamente a su calabaza fresca o calabaza artesanal.
  3. Ahora solo resta exhibir con orgullo a estos nuevos amigos divertidos y serán el orgullo de los peques.
Read more

6 formas de que los nuevos padres puedan dormir más

¿Vas a ser papá… mamá? ¡¡¡Muchas felicidades!!! Para muchas personas y parejas esta es una de las mejores noticias que podrán escuchar en su vida.

Ser padre es una gran bendición y también implica una enorme responsabilidad. Y entre el tránsito de un extremo a otro nos topamos con muchos altibajos, comenzando con el recibir por primera vez en tus brazos a tu hijo y llevarlo a casa.

Después de ser despertada otro día más a las 2:00 am ante el llanto de tu hijo recién nacido, puedes sentir en cada fibra de tu cuerpo la necesidad de dormir profundamente y conforme pasan los días piensas que esto nunca volverá a suceder, aunque te cambies de tu habitación a los sillones minimalistas de la sala.

La buena noticia es que esta etapa no durará para siempre: por lo general, a los tres meses la mayoría de los bebés pueden dormir por lo menos cinco horas consecutivas por noche y a los seis meses, la mayoría puede dormir de nueve a doce horas de un tirón.

Pero mientras esto sucede, las siguientes estrategias te ayudarán a conseguir más horas de sueño durante esos primeros días.

Sincroniza tus horarios de sueño

Puedes realizar algún ajuste, ya que probablemente no estas acostumbrada a una hora para acostarte temprano, pero si te vas a dormir cuando tu hijo recién nacido lo hace significa que podrás conseguir unos cuantos minutos adicionales mientras tu bebé duerme.

Esta es una estrategia ideal particularmente para las madres y en especial para aquellas que amamantan a sus hijos recién nacidos.

Muchas veces queremos aprovechar estos tiempos para hacer otras cosas, pero vale la pena dedicarlo mejor a tu descanso.

Trabajo en turnos

El hacer un horario con tu pareja garantizará que al menos uno de los dos tendrá una buena noche de sueño. Traten de negociar aquellas actividades en donde la presencia de mamá pueda prescindirse.

Para asegurar un sueño sólido, incluso pueden dormir en habitaciones separadas para evitar los ruidos cuando se levanten para las comidas o cambios.

Compartir una cama

En lugar de caminar de ida y vuelta a la cuna del bebé, algunos padres optan por llevar a su recién nacido a la cama con ellos. Se llama co-dormir, o compartir la cama. Hay pros y contras de esta práctica.

En su lugar, podría preferirse el tener una especie de cunita portátil ubicada en tu cuarto previa a una cuna fija que se puede utilizar cuando el bebé tenga unos seis meses o más.

Comer sanamente

Todos aquellos que cuiden de un bebé, deben buscar alimentarse adecuadamente para mantener un nivel de energía alto.

Este simple hecho hará que las fuerzas no te abandonen en medio de la noche lo que puede ayudarte a permanecer despierta y sentirte mejor por la mañana.

Un alimento saludable con una mezcla de buenas grasas, proteínas y carbohidratos, como una manzana con mantequilla de maní, yogur o leche descremada podrán hacer la diferencia.

Aceptar ayuda

Cuando los miembros de la familia y amigos ofrecen ayuda para cuidar a los niños, no dudes en aceptar la oferta. Unas cuantas horas libres de un recién nacido pueden conseguirte exactamente lo que necesitas: una siesta pacífica.

Un pequeño llanto está bien

No tienes que saltar de la cama cada vez que tu bebé empieza a llorar. A veces el pequeño podría estar adaptándose o simplemente agitarse un poco. El resultado final: Tu hijo puede detenerse por sí solo en un minuto o dos. Así que está bien esperarlo durante unos minutos. Si el llanto continúa, entonces podría ser un signo de hambre o un pañal mojado.

Una vez que tu bebé ya está en edad de dormir en su propia habitación, será necesario ubicarlo en su propia cama.

En NeztSleep tenemos venta de colchones ideales para tu pequeño, visítanos para ayudarte en este proceso.

Read more

Tres malos hábitos que propician la diabetes

Cuando fui diagnosticado con diabetes a mis 29 años, sentí que el mundo se me venía encima. Recuerdo que fui con el médico por un dolor en el pie y éste me dijo que debería tener cuidado con el pie diabético. Me sorprendió su respuesta porque yo creía que no tenía esa enfermedad, por lo que el médico me dijo que basado en mi presión y la hinchazón de mi extremidad, él creyó que la tenía, así que para confirmarlo o descartarlo me mando a hacer unos estudios, los cuales confirmaron su diagnóstico.

Tuve que sobreponerme a la noticia y comenzar a hacer cambios en mi vida si no quería que la enfermedad se agravara y los años que tenga por delante se recorten. Tenía la intención de seguir viviendo varios años más. Pero en el fondo sabía que pude haber evitado estar en esta situación, pero tenía algunos hábitos bien identificados, que sabía debía ponerles fin, pero no quise.

PAN, PELIGROSO PERO DELICIOSO

Desde pequeño me encanta comer pan dulce o acompañar mis alimentos con bolillo o telera, lo disfruto en demasía. Recuerdo que de pequeño mi papá nos llevaba donas Bimbo u otro producto de la marca del osito blanco, y nosotros lo devorábamos por las noches. Mi madre lo regañaba, pero no era su culpa, era nuestra, pues nosotros decidíamos comerlo hasta el hartazgo. Crecí y la manía de cenar pan con café o leche se mantuvo. Incluso llegué a desayunar y cenar lo mismo.

Cuando tenía hambre entre comidas, por ejemplo a medio día, prefería ir a buscar un pan en lugar de comer una fruta o alguna semilla para calmar mis tripas, que rugían como leones furiosos. Si me volvía a dar mucha hambre horas después de la comida y antes de la cena, otra vez me refugiaba en el pan, quien también era mi consuelo en momentos de tristeza y soledad.

DEJÉ TARDE EL SEDENTARISMO

No sé porque si como tanto pan, no subía de peso exageradamente. Algunos médicos decían que por mi metabolismo, mi edad, mi estatura, etc, etc. Así que no me preocupaba por hacer ejercicio, prefería dormir más, jugar videojuegos o ver la televisión. No quería ni moverme pese a que sabía que tenía que hacerlo. Un día, quien era mi novia en ese momento me dijo que estaba más gordo, la panza me había crecido. Esto provocó que me diera un poco de pena y  miedo, pues la persona que me gustaba comenzaba a verme defectos y podría cruzársele la idea de dejarme.

Con casi 100 kilos de peso me inscribí en el gimnasio, aproximadamente siete meses antes de ser diagnosticado como diabético. La decisión de bajar de peso la tomé demasiado tarde.

UN POQUITO DE AZUCAR PARA TODO

No tomaba mucho refresco, pero sí uno o dos a la semana, tenía un gusto extraño de ponerle azúcar a las naranjas, cosa que no sucedía seguido pero sí remojaba la fruta un par de veces en la cubeta del azúcar. También le llegaba a poner 3 o cuatro cucharadas al café, lo que era demasiado, pues tomaba este líquido tres o cuatro veces por semana. De poquito en poquito, fui llevando mi cuerpo directito a la diabetes.

Read more