El día de hoy, el mundo se ha vuelto en un lugar mas pequeño,  consecuentemente las comunicaciones se han hecho mucho mas compactas y rápidas lo que ha ayudado inmensamente al comercio mundial ya que un mundo donde las comunicaciones son instantáneas la competencia crece en todos los sentidos ya que el mercado global llega a las manos de cualquier persona que tenga un monitor.

Esta globalización de mercado ha causado que las compañías mundiales, nacionales y locales mejoren sus servicios en todos los sentidos ya que ahora su competencia ha incrementado en un 100%  como mínimo. Este incremento de competencia podría sonar ha sido también como una verdadera pesadilla para cualquier negocio aunque la realidad es muy distinta ya que el incremento de competencia ha sido directamente equivalente al incremento de mercado y posible clientela.

Esto significa que alguna compañía grande productora de estructuras de acero tiene ahora la capacidad comercial de proveer el acero para  una vía de tren en Hong Kong; una planta de producción en Vladivostok; un centro comercial en Seúl; o un proyecto en Puebla. Todo esto debido a que tiene acceso a todos los mercados del mundo vía digital, algo que sus competidores también poseen lo que hace una competencia mundial.

Si bien esto es un prospecto tan emocionante como aterrador para una compañía grande, lo es también para los negocios pequeños y medianos  cuyo mercado solía ser local  o cuasi local ya que ahora la posibilidad de ser vistos por consumidores de otros países y otros continentes en algo potencial.

Sin embargo, esto no sucede por arte de magia sino que se debe de trabajar fuertemente en la imagen del portal digital de un producto para poder atraer millones de ojos y generar un interés potencial  a lo largo y ancho del `planeta tierra.

Este no es un proyecto fácil ni barato sino uno al que se debe de invertir recursos substanciales para poder crear un desarrollo optimo. Sin embargo, la inversión en el desarrollo y posicionamiento digital de un producto es una que vale absolutamente la pena ya que si uno invierte 100 pesos es posible recuperar un millón si es que el proyecto se toma enserio.

Por esta razón, todas las empresas con aspiraciones, han tenido que reinventarse para poder estar al corriente de los tiempos ya que una empresa híper exitosa  en los noventas podría entrar  a la quiebra tan pronto como el 2010 si es que no se ha reinventado tanto en adquisición tecnológica como en visión.

Esta falta de evolución es una que le costo la vida a titanes como Kodak y Block Buster quienes tenían dominado el mercado de su industria a nivel mundial y lo perdieron por completo en cuestión de una década, convirtiéndose así en una historia trágica para ellos y extraordinaria para sus competidores.

En el mundo de hoy en día, para salir adelante, uno tiene que ser el primero o el mejor.